lunes, 19 de septiembre de 2011

Así es.

Si,  Sí, lo sé, mi mundo no es de color rosa, ni soy perfecta, ni todo es como me gustaría que fuera; pero me da igual, porque nada ni nadie tiene derecho a dejarme sin la oportunidad de ser feliz. ¿Por que quienes son los demás para decidir sobre mí? No debe importarme lo que piensen los demás, ni el que dirán, ni deberían importarme tanto las apariencias y las cosas materiales; pero desgraciadamente lo hacen, a mi y a todos los demás. Porque vivimos en una sociedad en la que lo que más importa es la apariencia, la riqueza y la popularidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sieeeempre.

Sieeeempre.

Entradas populares