sábado, 31 de enero de 2015

¿Eliges vivir la vida o simplemente pasar por ella?

¿Conocéis la sensación de no poder responder a una pregunta que cuestiona qué sentiríais en una situación exacta, tan solo porque sentirías una mezcla de sentimientos tanto agradables como infames, que no sabríais unir en una simple respuesta?
A eso se le llama montaña rusa de sensaciones.  Imaginad pues, que vuestra vida, vuestro día a día, está fundamentado justamente en dicha montaña. Que os levantáis  pensando que tenéis la capacidad suficiente de comeros el mundo, pero que pasadas unas horas sentís cómo el mundo os devora a vosotros, y cómo él lo disfruta. ¿Qué es mejor, estar apenado pero saber que queda poco para volver a subir, para volver a ser feliz, o que realmente te encuentres en la cima, pero seas consciente de que en segundos caerás empicado? No sabría responder sinceramente a esta pregunta, pero estoy segura de que no estoy cumpliendo la finalidad de subir a una montaña rusa, el pasarlo bien.
Nadie se monta en una para pasarlo mal, y todo el mundo sabe cuándo toca caer y cuándo toca subir, pero una vez que montas en ella, da igual que lo sepas porque no puedes bajar, no puedes pararla, no puedes hacer nada para evitar tu futuro; a no ser que te rindas antes de tiempo, que ni intentes subirte a ella, que no seas capaz de montar y soportar lo que conlleva subir, que antepongas la neutralidad y la soledad a sentir. Que dejes de vivir, por tenerle miedo a la vida.

Sieeeempre.

Sieeeempre.

Entradas populares